viernes, 26 de junio de 2009

La presidencia de Rivadavia


LA PRESIDENCIA DE RIVADAVIA
En mayo de 1824 termino el mandato de Martin Rodriguez y para sucederlo fue elegido el genereal Gregorio de las Heras. Esta decicion no conto con la unanimidad del partido gobernante. Rivadavia se nego a continuar como ministro. Manuel Jose Garcia ocuparia su lugar.
En el momento de su mayor debilidad, Buenos Aires se habia coprometido por el Tratado de Pilar a participar en el congreso que se organizaria en Cordoba para organizar el pais segun el sistema federal.
En 1822, Corrientes, Entre Rios, Santa Fe y Buenos Aires firmaron el Tratado del Cuadrilatero, que aseguraban la alianza entre las provincias litorales. Con la firma de este acuerdo, Buenos Aires buscaba ser responsable de la convocatoria de un nuevo congreso y lograba la ayuda de las demas provincias en caso de un invasion, ante la posible extension de conflicto en la Banda Oriental. Por estas razones los porteños se comprometieron nuevamente a conseder la libre navegacion de los rios.
Los partidarios orientales del Imperio del Brasil aceptaron integrarse a él como una provincia, pero la mayoria se revelo y e 1825 declaro que la Banda Oriental formaba parte de las provincias Unidas del Rio de la Plata.

EL CONGRESO DE 1824
A fines de 1824 se reunio en Buenos Aires el nuevo congreso para redactar una constitucion.
Entre los elegidos habian federales y unitarios.
Una de las primeras disposiciones del congreso fue la sancion de la Ley Fundamental, que delegaba provisoriamente en Buenos Aires el ejercicio del Poder Ejecutivo nacional y le encargaba a esta provincia la constitucion de la guerra y las relaciones exteriores.
Pero mientras el congreso deliberaba, el Imperio del Brasil incorpor la Banda Oriental como una de sus propias provincias.
La necesidad de un gobierno nacional que pudiera conducir a la guerra llevo a que el congreso nombrara a Rivadavia presidente antes de dictar la constitucion. Esta desicion no fue bien recivida en las provincias porque estas alegaban que el congreso no estaba habilitado para elegir presidente y sopeschaba que Rivadavia queria intentar nuevamente un proyecto unitario de organizacion.
A esta nueva confrontacion entre federales y unitarios se le agrego la fractura interna y del Partido del Orden, impulsada por la capitalizacion de Buenos Aires promovida por Rivadavia. La ley sancionada por el congreso mconvirtio la ciudad en territorio federal. Las rentas aduaneras no ingresarian mas en las arcas de la provincia sino que irian al tesoro nacional.
El debate por la capitalizacion de Buenos Aires en el congreso conto con la oposicion de los federales de esta provincia liderados por Manuel Moreno.
Pero mas decisivo que esto fue que los hacendados-encabezados por Juan Manuel de Rosas, Juan Terrero y Tomas y Nicolas ANchorena-,alarmados por las consecuencias que podia tener la caoitalizacion para sus intereses, dejaron de apoyar a Rivadavia. El presidente, que habia logrado imponer la ley en el congreso quedo politicamente aislado.
En 1826 se puso a discusion la nueva constitucion que atenuaba algo el centralismo de la de 1819 ya que en las provincias existirian consejos de administracion electivos que propondrian ternas a las autoridades nacionales para que eligieran el gobernador entre esos candidatos. Los senadores y el presidente serian elegidos por voto indirecto pero para la camara de Diputados la eleccion era directa.
Para concentrar sus fuerzas en las cuestiones internas, Rivadavia decidio deshacerse del problema de la guerra, cuyos resultados favorables en los enfrentamientos militares quedaban demostrado por el triunfo obtenido por el ejercito nacional. Sin embargo, el bloqueo naval impuesto por los brasileños afectaba seriamente el comercio, que era la base de la recaudacion de rentas del Estado.
El negociador argentino, Manuel Jose Garcia, se exedio en sus instrucciones y acepto la devolucion de la Banda Oriental a los brasileños. El congreso y el presidente desconocieron esas condiciones para firmar la paza, pero el escandalo politico fue inevitable. Rivadavia renuncio en 1827 despues de dejar sin efecto la ley de capitalizacion y nombrar presidente provisional a Vicente Lopez y Planes; en poco tiempo este tambien dimitio, se disolvio el congreso y desaparecieron las autoridades nacionales.
Manuel Dorrego fue elegido gobernador y ante la disolucion de la autoridad nacional, debio enfrentar el problema de negociar la paz con Brasil. El acuerdo fue aceptar que la Banda Oriental se transformara en un pais independiente: asi se creo en 1828, la Republica Oriental del Uruguay.

UN NUEVO PERIODO DE INESTABILIDAD
El genral Juan Lavalle regreso de la Banda Oriental con sus soldados y descontento con los terminos de paz, se rebelo junto con sus tropas y tomo el gobierno por la fuerza. Dorrego fue hecho prisionero y fusilado el 13 de diciembre de 1828. Lavalle disolvio la junta de representantes y puso en prision a sus adversarios politicos.
El general Paz inicio una campaña que le permitio dominar Cordoba y desde alli extender su influencia sobre el interior.
El antagonismo entre federales y unitarios llego en estos años a su maxima expresion y ese enfrentamiento de bandos irreconocibles teñiria la lucha politica en los años siguientes.
El estado de conmocion que vivia la provincia hizo que Lavalle decidiera proponer la paz a Rosas, cuyo poder habia aumentado cuando Vicente Lopez y Planes lo nombro comandante general de milicias de campaña de 1827. Lavalle y Rosas se reunieron en Cañuelas y acordaron un cese de hostilidades y una salida politica que consistiera en llamar a elecciones para la junta de representantes. Por un pacto secreto, ambos acordaron los candidatos para una lista compartida. Sin embargo, los unitarios decidieron no respetar el acuerdo e impusieron sus candidatos en elecciones que los federales denunciaron por fraudulentas.
Lavalle decidio desconocer la maniobra y se reunio nuevamente con Rosas en agosto de 1829. El objetivo de afianzar la paz era prioritario y ambos convinieron el nombramiento del general Juan Jose Viamonte como gobernador provisorio y tambien la salida de Lavalle de Buenos Aires.
Viamonte se preocupo por retomar las iniciativas de Dorrego en las relaciones con las demas provincias, reforzar el poder de Rosas en la campaña y asegurar que este fuera elegido gobernador cuando se normalizara la situacion.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada